Variedad de estilos para tus muebles de salón (I)

muebles-de-salon-3

El salón es la zona de la casa destinada a reuniones con amigos o familiares. Su decoración merece ser cuidada a fin de conseguir un ambiente en el que sentirnos cómodos y transmitírselo a nuestros invitados. Es una estancia que puede ser independiente o estar integrada en el comedor. En el segundo caso, podemos optar entre seguir una misma línea de decoración con el resto del conjunto, o bien distinguir dos espacios, con materiales y tonalidades distintas. Eso dependerá del gusto de cada uno.

Debemos tratar de conseguir ambientes con personalidad, con un estilo claramente definido y, sobre todo, funcionales, independientemente del espacio de que dispongamos.

Estilos para salón:

Clásico: El uso de espejos de época, lámparas de techo con brazos curvados y tulipas, aparadores tallados artesanalmente, tonos suaves y serenos, mantelerías de algodón y sillas voluminosas te ayudarán a conseguir este estilo que nunca pasa de moda. El uso de cuberterías envejecidas  será el toque final para ésta decoración.

Colonial: Las mesas de madera con patas y pies de forja son muy característicos de ésta corriente. Sumándole ciertos elementos como columnas, sillas de líneas cruzadas en tonos hueso, suelos de madera y alfombras de fibras naturales el efecto de la época será notable.

Rústico chic: La madera no puede faltar en éste tipo de salones. Pero al tratarse de una decoración más chic, lo ideal es usarla en tonos blancos, desgastada, con formas talladas y delicadas. Las sillas con formas sutiles son muy apropiadas, y lo mismo ocurre con los marcos y la lámpara de madera.

De contrastes: Relacionar diferentes colores siempre aporta vivacidad y dinamismo. Debemos elegirlos de manera que se fusionen correctamente. Una combinación segura es mezclar el blanco y el negro, siendo uno de ellos dominante y aportando pequeñas pinceladas con el otro, ya sea en muebles, paredes, complementos… Otra opción es utilizar diferentes tonalidades de un mismo color.

Natural: La madera en tonos cálidos empleada en mesas, sillas, elementos decorativos y una de las paredes reflejan ambientes puros, impregnados de naturaleza. El contraste con suelos, paredes y lamparas en color blanco aporta luminosidad, sencillez y calidez.

Publicado en Decoración de salones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*